Materiales y herramientas

  • Lápiz
  • Adhesivo de montaje (3 tubos de 300ml / m2)
  • Regla
  • Masilla (1/2 tubo de 300ml / m2)
  • Nivel
  • Cutter / Tijeras grandes
  • Lija grano fino
  • Pistola para cartuchos
  • Metro
  • Trapo y agua

Consejos previos

  • Saca los paneles de su embalaje al menos 24h antes de la instalación para su adaptación al ambiente de la habitación.
  • Pegar siempre los paneles sobre superficies planas, secas y limpias para asegurar una correcta fijación.
  • Si tu pared tiene agujeros puedes rellenarlos con masilla y esperar 24h para que se seque completamente.

Instalación

1. Diseño.

Algunos de nuestros paneles, según cómo los coloques entre sí, te ofrecen estampados diferentes. Antes de empezar debes decidir qué diseño quieres sobre tu pared, techo, etc. Para ello puedes probar en el suelo las diferentes combinaciones hasta quedarte con la que más te guste.

2. Marcar guías en la pared.

Para empezar a pegar nuestros paneles necesitamos dibujar con un lápiz unas líneas que nos sirvan de guía para que nos queden rectos y alineados con el techo, el suelo y las paredes.

Algunas empresas sugieren empezar a pegar por el centro de la pared, marcando una cruz que nos servirá de escuadra.

Nosotros recomendamos empezar por una de las esquinas superiores. Con esto reducimos el número de paneles que habrá que recortar para que encajen y conseguimos que los paneles cortados queden disimulados a ras del suelo.

Elegimos la esquina superior desde la que partiremos y con el nivel y la regla marcamos una línea horizontal pegada al techo y otra vertical pegada a la pared. Con esto tendremos una esquina de 90º perfectamente nivelada en la que encajaremos nuestro primer panel.

3. Pegar paneles.

Colocamos un bote de adhesivo de montaje en la pistola y esparcimos una línea del pegamento que rodee todo el borde y el interior del panel, en las zonas que estarán en contacto con la pared. Seguidamente pegaremos nuestro panel encajado en la guía que habíamos dibujado anteriormente. El adhesivo de montaje se empieza a secar rápido por lo que no debemos ser demasiado lentos.

Con los dedos aplicaremos presión en todo el perímetro del panel y en el interior de éste. Al ejercer presión por los bordes saldrá el sobrante de adhesivo que podremos retirar con un trapo o papel de cocina.

A partir de este primer panel seguiremos pegando el resto, asegurándonos siempre con el nivel de que estén bien nivelados y de que todas las esquinas de los paneles encajen a la perfección.

*Enchufes e Interruptores.

Si vamos a colocar nuestros paneles en una pared con enchufes o interruptores, tenemos que marcar y cortar el trozo de panel que ocuparán.

4. Cortar paneles restantes.

Llegará un momento que cuando lleguemos al otro extremo de la pared, no nos cabrá un panel entero. Tendremos entonces que medir el espacio que nos falta por cubrir, marcar un panel con lápiz con esta medida y recortarlo. Para cortarlo puedes usar un cutter, aunque si tienes dificultad puedes también usar unas buenas tijeras grandes y con filo que podrás conseguir en cualquier ferretería.

Ahora sólo tienes que ponerle el adhesivo como en los paneles anteriores y pegarlo. Esta operación la repetirás hasta cubrir la zona de pared que te faltaba.

5. Rellenar uniones con la masilla.

Ya tenemos todos los paneles pegados. Ahora tan sólo nos queda rellenar las juntas con un cartucho de masilla para la pistola o con un bote normal.

La aplicaremos por todas las uniones y tendremos que retirar el exceso con el dedo o con un trapo, asegurándonos de que todo quede lo más plano posible. Al secar, si ha quedado algún montículo o desnivel podremos lijarlo con una lija de grano fino con cuidado de no tocar el panel ya que podrían algunos filamentos.

*Huecos en los extremos.

Cuando peguemos los paneles que recortamos para cubrir los espacios sobrantes de pared, seguramente nos encontremos que entre la parte en relieve del panel y la superficie de la pared nos quede un espacio vacío bastante antiestético. Para solventar esto, rellenaremos el hueco con masilla ayudándonos de una espátula, eliminaremos el sobrante y lijaremos después de dejarlo secar.

6. Dejar secar y pintar.

Dejaremos secar la masilla al menos 24 - 48 horas y ya podremos empezar a pintar. Para resultados óptimos, es preferible utilizar una pistola y comprar pintura plástica y no sintética. Su principal diferencia es que la plástica se diluye con agua y la sintética con disolvente, producto que podría resultar agresivo en el panel.

*Consejo decorativo.

Para conseguir aún más textura en nuestra pared, podemos colocar en el techo unos pequeños downlights y conseguir un bonito juego de luces cenitales.